Qué hacer en Barcelona en 24 horas

Barcelona en 24 horas ¿Es posible? ¡No, claro que no! “Barna” es una ciudad increíble, nosotros estuvimos 5 días y nos hubiese encantado quedarnos a vivir jajaja.

Sin embargo, en esta nota te vamos a contar qué se puede hacer en la ciudad si contas con uno o dos días, para que al menos trates de ver la mayor cantidad de sitios posibles.

Lo cierto es que muchos utilizan Madrid o Barcelona como puerta de entrada o salida de Europa, y no les dedican demasiado tiempo, así que este post te puede resultar ideal. Y si vas con varios días, también te va a servir, ya que vas a poder hacer un paneo de la ciudad y después continuar por donde desees.

Si, es díficil, pero no imposible. Y, por supuesto, te recomendamos que a cada lugar que vayas trates de estar los días necesarios, aunque… ¡Qué difícil es! Es cierto que cuando viajamos queremos conocer todo y quedarnos un mes en cada lugar, pero en un viaje de 20 días (como fue el nuestro) no es posible.

Como tengo familia en la ciudad, hubo días que nos dedicamos a visitarlos, así que el que te voy a relatar es el que mas recorrimos, y te aseguro que nos movimos de punta a punta.

BARCELONA > EMPEZANDO EL DIA

Mate en Barcelona
Desayunando mate ¡Fundamental para empezar el día!

Sabiendo que iba a ser un día largo, comenzamos temprano. Hacía calor desde la mañana, pero eso no nos impidió tomar, como buenos argentinos, nuestro mejor aliado y empuje para salir a la calle > EL MATE.

Nuestro primer destino en el recorrido ya lo teníamos claro, así que simplemente nos preparamos y salimos en búsqueda del metro, estábamos a solo 100 metros.

 

PRIMER DESTINO

Metro Plaza Catalunya
Boca de metro, estación Plaza Catalunya.

Una vez en el metro, ubicamos que no había conexión directa desde este transporte hacia el castillo de Montjuic, nuestro primer destino, por lo tanto debíamos hacer una pequeña conexión con un bus.

La primer parada, entonces, era Plaza Espanya > Nos tomamos la línea L1 – Hospital de Bellvitge / Fondo. 

Una vez ahí, ubicamos la parada de buses. No te preocupes que es súper simple: está justo a la salida del metro y en diagonal al Centre Comercial Arenas de Barcelona.

Plaza Espanya
Centre Comercial Arenas

La línea de bus que tenes que tomar es la 150. Tras esperar unos pocos minutos, subimos y comenzamos el recorrido por la montaña.

Una vez en el, no necesitas hacer ninguna conexión más: si bien hay paradas antes, en donde podes optar por bajarte y continuar caminando, no es necesario que bajes, ya que este bus te deja en la cima de la montaña, a metros del ingreso al Castillo de Montjuic, donde llegamos en 20 minutos.

CASTILLO DE MONTJUIC, BARCELONA

Castillo de Montjuic
Castillo de Montjuic.

Esta fue nuestra primera parada del día. Llegamos cerca de las 11am, con un sol espectacular y un cielo completamente despejado y aunque la visión estaba un poco bloqueada por lo que suponemos era smog, el día estaba ideal para recorrer y aprovechar los espacios al aire libre.

La entrada al castillo es paga (5€ por persona).

El lugar tiene mucha historia, así que fuimos preparados para recorrerlo durante un buen rato. No sólo en su interior, sino también por las vistas panorámicas que nos brindaba de la ciudad de Barcelona.

Castillo Montjuic
Uno de los costados del Castillo de Montjuic.

 

Una de las salas del Castillo de Montjuic.

 

Castillo de Montjuic
En otra habitación del Castillo, este texto nos resultó tan impactante como real.

 

Castillo Montjuic
Vistas panorámicas desde el Castillo de Montjuic.

Después del paseo por el Castillo y de recorrerlo por un tiempo largo, decidimos continuar con nuestro día. Fuimos en busca del bus para volver y en el camino decidimos bajar.

Es que muy cerca se encuentra una parte del Anillo Olímpico de Montjuic, que fue construído para los Juegos Olímpicos de 1992, para nosotros, amantes del deporte (de verlo, no de practicarlo) también era una visita imperdible.

ANILLO OLÍMPICO DE MONTJUIC

Estadio Olímpico Montjuic
Entrada al Estadio Olímpico de Montjuic.

Para nuestra sorpresa, el acceso al estadio era gratuito. Si bien no podes bajar al campo de juego, se puede entrar sin ningún problema y es un lugar espectacular para conocer.

Dentro hay una confitería, por si queres optar para aprovechar ese momento y comer/beber algo.

Estadio Olímpico
Estadio Olímpico Lluís Companys.

Tras el impacto de conocer el estadio, que hasta el 2009 lo utilizaba el R.C.D. Espanyol oficiando ahí de local, decidimos continuar. Hay distintas opciones relacionadas con los JJOO, nosotros fuimos a la que estaba más cerca.

Sólo a media calle de distancia, se encuentra el Museo Olímpico.

Museo
Museo Olímpico.

No ingresamos al fondo del museo, pero dimos una pequeña vuelta en el interior, donde se pueden observar algunos de los objetos más representativos de los JJOO 1992. Luego continuamos a tomar el bus para volver a la estación de metro de Plaza Espanya.

Desde allí tomamos nuevamente la Línea L1 rumbo a Plaza Catalunya, donde bajamos para recorrer algunas calles de Passeig de Gracia.

PASEO DE GRACIA

Casa Batlló
Caminar por Paseo de Gracia y de repente…¡Casa Batlló! Y la locura hermosa de Gaudí.

Y después de caminar unos 300 metros desde la plaza, a dónde nos acercó el metro, nos encontramos con esta belleza.

Casa Batlló, una de las construcciones de Gaudí, en pleno centro de la ciudad de Barcelona. Una fachada que representa la columna vertebral de un dragón ¡Una verdadera GaudíLOCURA!

Continuando nuestro recorrido y a unas calles de distancia, vimos en una esquina un edificio de una arquitectura extraordinaria…

La Pedrera
La Pedrera – Casa Milá, desde una esquina de la ciudad impacta su arquitectura.

La Pedrera – Casa Milá, otro de los edificios de Gaudí, mucho más grande que el anterior y con otro tipo de diseño.

En ese momento decidimos bajar unas calles y acercarnos nuevamente a Plaza Catalunya, pero sin llegar hasta ella. En la Gran Via de les Corts Catalanes, bajamos a otra línea de metro.

Ya nos habían impactado estas dos locuras de Gaudí, así que íbamos en busca de otra que, para nosotros, iba a ser la de mayor impacto.

SAGRADA FAMILIA

En este caso, optamos por tomar la Línea L2 (Lila) en Passeig de Gracia y continuar hasta la estación Sagrada Familia. Ahí bajamos, comenzamos a caminar y no encontrábamos la catedral… En ese preciso momento nos comentamos un leve “¿Dónde está?”, y sin terminar de decir la frase, ahí la vimos.

Sagrada Familia
Sagrada Familia y ese impacto que todavía no superamos.

¡WOW! El impacto fue gigante. No terminamos nunca de decir “Es increíble”, era la única frase que salía una y otra vez de nuestras bocas.

La mirámos, la observamos, vimos los detalles, y pensamos “¡Este tipo estaba loco!”. Con total respeto, claro. Pero la impresión fue tan grande que no lo podíamos creer.

Dimos la vuelta hacia el otro lado y la gente que había para ingresar era mucha, por lo que recomendamos obtener las entradas previamente así se evitan una doble fila.

Sagrada Familia
Parte “trasera” de la Sagrada Familia.

Esta viene a ser la parte nueva, se nota mucho la diferencia en la construcción con el otro sector. Es igualmente bella e imponente, porque a pesar de ser un mismo edificio, es completamente distinto.

Las entradas no son baratas, pero si te gusta o interesa visitar el interior, no dudes en hacerlo.

Nosotros particularmente no ingresamos, no por el dinero, sino porque no estoy de acuerdo con que cobren para entrar a las iglesias, cualquiera sea.

Al margen de la decisión de no ingresar, nos quedamos observandola un buen rato. Dimos la vuelta completa (una manzana entera) y después de no parar de asombrarnos, decidimos continuar.

Volvimos al metro, pero en este caso fuimos en búsqueda de la Línea L5 – Azul. Ibamos a cambiar un poco el rumbo…

CAMP NOU

Camp Nou
Estadio Camp Nou, del FC Barcelona.

Exactamente en la estación Collblanc del metro, bajamos. Queríamos a conocer el estadio de uno de los equipos de fútbol de los que más se hablan en el mundo: FC Barcelona.

Caminamos algunas calles en el barrio sin saber si íbamos bien… Por suerte nos dimos cuenta enseguida > está lleno de comercios y casas que demuestran ser bastante aficionados al club, así que no dudamos.

Llegamos. En el ingreso te encontras con un campo enorme, como si fuera un centro comercial exclusivamente del FC Barcelona.

Ahí vas a ver, en primer lugar, un bar/restaurant. Al otro lado, las ventanillas con los precios para ingresar a conocer el estadio cuando no hay partidos.

Tras unos pasos mas, vas a encontrar el Store Oficial del club, que consta de dos o tres pisos (¡Sí, es enorme!).

Store
Store Oficial del FC Barcelona.

Justo mirando al otro lado, hay algunos locales de comida y máquinas para adquirir las entradas, que también te ofrecen objetos para que lleves de recuerdo por una pequeña suma.

En el mismo “campo” se encuentra el estadio de basquet, el salón de patín y el miniestadio, que si bien está en frente, pertenece al club.

Vale destacar que te ofrecen un tour por el estadio, que tiene un valor bastante alto. A nosotros no nos interesó porque, sinceramente, preferimos pagar una entrada en un día de partido.

Particularmente no eligiría ir a conocerlo vacío, pero por si acaso, está bien que sepas que existe la posibilidad.

Cartel en el estadio
A lo lejos, se veía un cartel espectacular.

Cuando optamos por irnos observamos este cartel enorme, con Messi a la cabeza, ofreciendo los tickets para, en ese entonces, el partido próximo.

Barcelona, sin dudas, es más que un club. Después de ver ese campus, entendimos todo.

LA VUELTA

Ya se había hecho tarde, así que pasamos por una casa de comidas rápidas y seguimos rumbo.

Como te habrás dado cuenta, Barcelona es una ciudad que está perfectamente conectada por sus transportes públicos, por lo cual moverte allí es súper sencillo.

Desde Collblanc (L1 – azul) hicimos conexión en la estación Plaza de Sants con la L1 – roja, hasta Plaza Universitat. Allí directo al alojamiento, bañarnos, descansar un poco y salir a caminar por los alrededores.

Catedral de Barcelona
Catedral de Barcelona y sus extraordinarios picos.

Conocimos, por ejemplo, la Catedral de Barcelona y todo el barrio gótico. Caminando y preguntando, se llega a todos lados ¿No? En cada viaje, lo comprobamos una y otra vez.

¡El tiempo es indistinto, lo importante es aprovecharlo!

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *