Perdete en Brujas

Brujas es, sin dudas, una de las ciudades más lindas que conocimos. Si bien cada lugar tiene su encanto, esta es literalmente como trasladarse a un cuento. Un verdadero viaje en la historia, las construcciones medievales que aún se conservan, sus callecitas y canales, te van a consumir toda la memoria y batería de las cámaras que lleves.

Dato curioso ⇒ Su nombre no tiene nada que ver con las brujas/hechiceras, sino más bien se relaciona a los muchisimos puentes que hay en la “Venecia del Norte”. Brug en neerlandés o flamenco (idioma oficial de Bélgica) significa Puente… Y claro, adivinaste: el plural es Brugge.

Paseando por las callecitas de brujas

Nosotros hicimos base en Bruselas y desde allí una mañana nos fuimos en tren a Brujas. Salimos de “Station Brussel-Centraal”, donde hay máquinas para sacar los boletos, pero ese día no tuvimos suerte… No funcionaban o no nos aceptaba la tarjeta (nunca entendimos bien que pasaba). Lo  bueno es que, en casos así, hay ventanillas y con solo pedir: “two tickets to Brush” (así se pronuncia) y pagar por ellos, obvio, tuvimos nuestros boletos para subir al tren que en una hora recorrió los 90 kilómetros que separan ambas ciudades.

Existe la posibilidad de visitar también Gante o “Genk”, que es una de las estaciones intermedias y muchos recomiendan visitar, nosotros no lo hicimos, nos parecía que un día (una tarde) era muy poco para conocer dos ciudades. Y no nos equivocamos, estando en Brujas, si bien es relativamente pequeña, nos pareció que habíamos errado en hacer esa visita express. Ambos coinicidimos en que es un lugar para, por lo menos, pasar dos días.

Brujas, esa ciudad de cuento medieval

No hicimos ningún tour (error), pero nos animamos a perdernos, a caminar sin mirar un mapa, sin un rumbo fijo, mirando para acá y para allá. Esquivando bicicletas, y algunos pocos autos.
Fue una visita relámpago, había que volver temprano a Bruselas para comer los waffles que nos habían recomendado (esos locales cerraban temprano), pero el tiempo en ella valió completamente la pena.

Hay momentos en los que te encontrás en una calle de adoquines y un silencio de misa, qué relamente te trasladás en el tiempo. No es un pueblo fantasma, hay lugares para comer, para tomar algo, tiene su plaza central, pero existe una tranquilidad envidiable.

Fuimos sabiendo poco de esta hermosa ciudad, y nos volvimos queriendo saber todo y con ganas de volver pronto y, cómo dijimos antes, por lo menos pasar una noche allí.

Hay una película que es fácil de encontrar en Netflix, se llama simplemente: “In Brugge”. Más allá de la trama, que puede gustar o no (nos pareció llevadera), te da un buen pantallazo de este bellisimo Patrimonio de la Humanidad.

Si ya fueron, recordar cada lugar y decir “ahí estuvimos”, es genial. Si al contrario, aún están planeando la visita, después de leer este post y ver la película, van a querer trasladarse a Brugge en ese mismo momento.

De las ciudades que recorrimos, sin dudas, es de las más lindas que nos tocó conocer.  Repetiríamos absolutamente la visita, pero con más tiempo.

SI TE GUSTÓ ESTA PUBLICACIÓN SUSCRIBITE A PERIODISTAS DE VIAJE PARA ENTERARTE DE CADA NUEVO POST AL INSTANTE

Facebook Comments

2 thoughts on “Perdete en Brujas

    1. No recordamos exacto, pero algo así como 14 Euros el pasaje por adulto (28 ida y vuelta). Para menores de 25 años es más barato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *