Qué hacer en Bruselas en 24 horas

Sí, estuvimos sólo un día, como bien lees “Bruselas en 24 horas”, pero te aseguro que lo exprimimos bastante. Aunque teniendo en cuenta que si 8 horas las usamos para dormir (tal vez menos), entonces nos quedaron 16 para ver la ciudad…

En esta nota te vamos a contar, básicamente, que lugares recorrimos en ese lapso de tiempo.

Te explico esto porque, en general, nos concentramos en el casco histórico de la ciudad, siempre moviéndonos desde la Grand Place. No vas a encontrar nada referido al Atomium ni al Parlamento Europeo.

Primero, y te va a aparecer interesante, tenes que prepararte para ver una serie de estatuas que son algo especiales. ¿Por qué? Porque encontramos, entre ellas, un perro, un nene y una nena, todos haciendo pis.

Bruselas es un lugar espectacular, no sólo por sus monumentos, sino por su Grand Place que es fantástica y por su gastronomía… ¡Sobretodo si hablamos de waffles, chocolates y cervezas!

Muchos dicen que es un lugar pequeño y con un día alcanza… Pero te aseguramos que no es así, y que te vas a enamorar.

BRUSELAS EN 24 HORAS

Pisamos la ciudad casi al mediodia, el trayecto lo hicimos desde París en bus y tardamos sólo 4 hs. en llegar a destino. Sin embargo, el tiempo nos corría.

Habíamos recibido consejos del tipo “Bruselas es un lugar chiquito, con un día alcanza” y, lamentablemente, nos dejamos llevar por eso.

Consejo > Dedicate a darle a cada lugar los días que creas necesarios según tus gustos e intereses. 

Estábamos alojados a tres calles de la Place St. Catherine, a pocos minutos caminando de la Grand Place, así que dejamos nuestras valijas y sin acomodar nada, salimos disparados en esa dirección.

GRAND PLACE

Grand Place
Grand Place en un mediodía gris.

Primera imágen… ¡WOW! Realmente la Grand Place te deja sin palabras. Esos edificios son increíbles, imponentes y con una historia fantástica, cuando los vimos comprendimos porque son Patrimonio de la Humanidad.

Si le prestas atención a cada uno de ellos, vas a encontrar que tienen detalles en sus puertas o ventanas, desde una estatua hasta algún dibujo que sigue la línea del edificio. Esas imágenes te marcan a que oficio pertenecía cada una de esas casas gremiales.

Si, lo que ves hoy en la Grand Place eran las casas de los gremios, el ayuntamiento y el hogar del Rey.

Después de quedar impactados con este lugar y de acercarnos a ver los edificios con detenimiento, decidimos continuar.

Seguimos camino y desde una de las esquinas de esta fantástica plaza, nos metimos por la Rue Charles Buls, que a unos pocos pasos nos enseñaba una estatua de bronce… ¿Quién es?.

Everard t’Serclaes

Estatua Everard 't Serclaes
Estatua de Everard ‘t Serclaes, sobre la Rue Charles Buls.

La estatua de un ciudadano de Bruselas que se hizo famoso tras liberar a la ciudad en la Guerra de Sucesión del Ducado de Brabante.

La historia es curiosa, porque como se observa bien en la foto (aunque personalmente se ve mejor), tiene zonas más “relucientes”. Esto se debe a que, según comenta la leyenda, si le tocas determinadas partes, da suerte.

Por ejemplo: Si tocas el brazo algo bueno va a venir, si se lo tocas de arriba hacia abajo se supone que te vas a casar y si haces el movimiento al revés, te separas…

También tiene su momento de fama la cabeza del perrito, que está apoyado sobre la pierna. Si le tocas el hocico, se supone que vas a volver a la ciudad (según las leyendas del lugar).

De repente vas a ver un montón de gente que la está acariciando, aunque entre risas, lo hace. Y bueno, ya que estábamos…Nosotros, por las dudas ¡También lo hicimos! Jajaja.

Continuamos por la Rue Charles Buls, que a los pocos metros cambia de nombre y se convierte en la Rue de l’Estuve, caminamos tres calles sobre ésta y en la esquina, a mano izquierda, nos encontramos con el símbolo de Bruselas.

Manneken Pis

Manneken Pis
Manneken Pis, el símbolo de Bruselas. Mucho más pequeño de lo que creíamos.

Lo vimos, y la reacción fue algo así “Aaaaah… ¿Y esto es?” Si, esa pequeña estatua de un niño desnudo orinando en una fuente, es el símbolo de la ciudad.

La realidad es que no nos sorprendió, esperábamos encontrar algo más grande, así que sólo atinamos a sacar la foto, observarlo bien y continuar.
Y aunque a nosotros no nos impactó, tenes que saber que este es el símbolo de Bruselas. Para eso, algunos datos:
Es importante que sepas que no siempre está así, tal vez tengas suerte y aunque parezca un chiste, lo veas vestido.
¿Cómoooo? Si, es que el Manneken Pis tiene varios trajes y diferentes estilos para cambiarse la ropa, sobretodo en momentos de festividades nacionales.
Bueno, una vez vista esta pequeña estatua, continuamos camino. Seguimos por la Rue du Chêne hasta llegar a la Rue de l’Hôpital. En ella nos topamos con una rotonda y dimos media vuelta hasta llegar a Rue Duquesnoy, que a los pocos metros se convierte en Putterie.
En ese trayecto pasamos por una serie de edificios de arte, también por la Plaza La Putterie y la Iglesia Santa María – Madeleine. Cruzamos casi en diagonal, quedando justo frente a la entrada de la estación Bruxelles Central.
Parados en la misma mano que la estación, continuamos camino por Boulevard de l’Impératrice y a sólo tres calles de distancia aparecimos en un parque, que en el fondo dejaba vislumbrar algo.

Catedral de San Miguel y Santa Gúdula

Catedral San Miguel y Santa Gúdula.
Catedral de Bruselas… No, no es Notre Dame.

Si ya pasaste por París, esta catedral te va a sonar muuuuy parecida a otra. ¿Era acaso NotreDame? ¡No! Pero su fachada es prácticamente la misma, tanto que va a sorprenderte.

No ingresamos en ese momento, pero se puede hacer sin problema. Su horario de cierre es a las 18:00, así que te recomendamos ir temprano.

Miramos la Catedral de frente, su estilo gótico nos atrapó por completo. Después de permanecer allí unos minutos, nos fuimos para el lado derecho, subimos 100 metros y continuamos por Rue de la Chancellerie.

A dos calles esta la Rue Montagne du Parc, miramos hacia la izquierda y tras unas escaleras se llegaba a ver una arboleda (seca) importante, así que fuimos en esa dirección.

No estábamos equivocados, en frente teníamos un parque precioso.

 

Parc de Bruxelles

Parc de Bruxelles
Uno de los costados del Parc de Bruxelles, en otoño.

Pese a verlo con rejas, sus puertas estaban abiertas, así que entramos. Llovía, el día no acompañaba mucho, pero desde allí pudimos ver que era un parque gigante y precioso.

Desde el lado que ven en la foto, nos giramos dándole la espalda y seguimos camino hacia otra de sus puertas.

En la salida, por otro sector, levantamos la vista y justo en frente teníamos un edificio que parecía ser importante.

 

PALAIS DE BRUXELLES

Palais de Bruxelles
Palais de Bruxelles visto desde el parque.
Este es el Palacio Real (oficial) del Rey de los belgas, es un edificio muy imponente y verlo si estás por la ciudad no cuesta nada, ya ves que es parte del recorrido que hicimos.
Sin mapas y sin saber a donde íbamos, lo encontramos. Después de verlo, caminamos hacia la derecha y en la primer calle doblamos a la izquierda, si no te ubicas, tenes que seguir las vías del tranvía (Rue Royale).
A pocos metros, mirando a la izquierda, el enorme e imponente edificio del Place Royale.
Continuamos, cruzamos justo en frente. Seguimos camino por Coudenberg, que hace una especia de curva y nos brinda unas imágenes geniales.
Tras caminar algunos metros, vimos una fuente. Fuimos hacia ella y cuando observamos hacia el horizonte, teníamos una de las mejores imágenes de Bruselas.

JARDIN DU MONT DES ARTS

Jardín du Mont des Arts
Vista de la ciudad desde el Jardín du Mont des Arts.
Pese al día gris, obtuvimos unas vistas espectaculares. Tal vez en la foto no se puede apreciar bien porque el cielo estaba negro, pero aparte de la ciudad se ven los picos de los edificios históricos.
Con haber llegado hasta aquí, nuestro día estaba completo. Sin embargo, bajamos por uno de los extremos del Jardín y seguimos recorriendo.
Continuamos por Rue Infante Isabelle hasta empalmar con Rue du Marché aux Herbes, donde seguimos dando la vuelta hasta Rue de la Montagne e ingresamos a las Galeries Royales St. Hubert.
En la galería vas a encontrar un montón de comercios de chocolates, pero de un nível pocas veces visto, no sólo por sus envoltorios y formas, sino por sus precios.
Esta especie de “shopping” tiene la entrada que utilizamos nosotros y otra más en otra calle (Rue des Bouchers), que es por dónde salimos.
En esa salida nos encontramos con una especie de callejón con adoquines y muchímos restaurantes ofreciéndose al turismo, también había cervecerías, algo típico de Bruselas.
Después de haber hecho solo 200 metros caminando, a nuestra derecha, estaba una de las cervecerías más reconocidas a nivel mundial.

DELIRIUM TREMENS

Delirium Tremens
Delirium Tremens, la cervecería con más variedad de Bruselas.
Llegar a Delirium en el preciso momento que se estaba haciendo de noche, fue fantástico. Nada mejor para descansar las piernas y, por supuesto, probar las tan famosas cervezas belgas.
Este bar ofrece mas de 3000 variedades de cerveza, así que si te gustan, es el lugar indicado. Aparte de tener unas cervezas espectaculares y servirlas en distintas copas de acuerdo a lo que pidas, el lugar está dividido en tres pisos y consta de lugares muy particulares para sentarse.
Ahora sí, llegamos prácticamente al final de nuestro día. En la mañana siguiente nuestro destino estaba en Brujas y había que levantarse temprano.
Pero no podíamos dejar de pasar a ver la Grand Place de noche. Con esta imagen, nos fuimos a descansar.
Grand Place
Grand Place de noche, iluminada.

Ya que estábamos, y no habíamos comido demasiado, en el camino al hospedaje paramos a comprar unas fritas al paso. Uno de los imperdibles si estás en Bruselas.

Los comercios las venden para llevar y todo el mundo pasa con su cono de papas en la mano. Según la gente de ahí, es algo muy particular del lugar.

Seguramente se me haya pasado algún camino o alguna calle, pero este fue el itinerario en nuestras 24 horas en Bruselas, y nos pareció un recorrido absolutamente lindo para que vos también puedas hacer.

Si vas con más tiempo, muchísimo mejor, porque vas a poder sumar lugares que nosotros tuvimos que dejar relegados.

 

¡A DISFRUTAR!

Si te interesó este artículo y querés seguir nuestra travesía, podes ver también > PERDETE EN BRUJAS.
Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *