Cataratas de Iguazú – Lado Brasileño

Podríamos hacer una sola nota para hablar de nuestra visita a las Cataratas de Iguazú, pero decidimos hacer dos, simplemente porque las excursiones al lado brasileño y argentino tiene cada una su encanto y nos pareció más atinado darle a cada una su espacio en nuestra web. (Cataratas de Iguazú – Lado Argentino)

La empresa que elegimos para realizar nuestras Excursiones en Iguazú, como así también los traslados aeropuerto/hotel y hotel/aeropuerto fue Iguazú Viajes.

El clima nos sorprendió en el inicio del día con unas fuertes lluvias. Pero como las excursiones no se cancelan por este factor climático, a la hora pactada bajamos al lobby de nuestro hotel (Si! al contratar los servicios con Iguazú Viajes no tenés que moverte por tus propios medios, el servicio es “puerta a puerta”) allí nos esperaba quien sería nuestro amable guía durante esa tarde, Nelson, para subir al minibus y emprender rumbo hacia el cruce fronterizo y por fin conocer el Parque Nacional do Iguaçu y la hermosa e impactante vista que sus 1500 metros de pasarelas nos ofrecen de los saltos de agua de las Cataratas.

Si la suerte y el viento te acompañan, podrás obtener esta panorámica de la Garganta del Diablo.

Información precisa desde el primer momento, recomendaciones y siempre sonriente, así describiríamos a Nelson. Fue él quien nos dijo que tuvimos suerte con el día que nos tocó. Ya que, gracias al viento, la bruma que se forma en la Garganta del Diablo se disipó y nos permitió una vista panorámica de este salto, el más importante de todos, algo que es bastante inusual.

Esta es la primera vista que tuvimos de las Cataratas al llegar al inicio de las pasarelas del lado brasileño.

Se nos hace muy difícil describir con palabras lo que se siente al conocer esta obra maestra de la naturaleza, creemos que AFORTUNADOS podría ser un término que le calce a quienes tuvimos la suerte de estar parados, al menos una vez en la vida, ante semejante espectáculo. Y hasta el momento nos estamos refiriendo sólo a las cataratas, pero también se logra conectar con la naturaleza, desde el ingreso mismo al Parque Nacional, la vegetación abundante, la tierra colorada y la expectativa constante por cruzarse con algún animal salvaje.

ATENCIÓN AL COATÍ 

Y si hablamos de animales salvajes, no podemos dejar de mencionar al Coatí, famoso por hurtar a los turistas. Si, leyeron bien, hay un animal salvaje que se encarga de extraerle las pertenencias a los visitantes del Parque. Obviamente, la culpa de este mal comportamiento la tiene el ser humano que acostumbró al Coatí a recibir alimentos, algo que está terminantemente prohibido – Pero como a veces (siendo buenos) nos cuesta cumplir con las reglas… mejor no decir más nada-.

La cuestión es que ellos ya saben que quienes visitan su territorio, suelen tener bolsas con galletitas o snacks y termina siendo alimento fácil. Por lo tanto, a tener cuidado con los coatíes, a no tocarlos, no darles de comer y tener nuestras pertenencias bien protegidas. No hay que tenerles miedo, pero si el debido respeto que merece un animal que no fue domesticado y si “mal criado”.

Ni bien bajamos del minibus, lo primero que vimos fue un “ataque” de uan familia de Coatíes que se llevaron todo lo que tenían a mano.

Punto y aparte, dejando de lado las recomendaciones respecto al Coatí, tenemos que decir que cada paso que se avanza por la pasarela es descubrir un nuevo salto de agua, es ver el instante para la foto perfecta. Es imposible que no te sorprendas cada vez más y más, por eso es importante ir caminando tranquilo, sin correr y disfrutar de cada momento.

A medidas que se avanza, se llega a ver los saltos más grandes y los más cercanos, y tenés que saber que si avanzas hasta el final del camino hasta toparte con el Salto Floriano, te vas a mojar. Y en este punto nuestra recomendación es la siguiente: ¡MOJATE!

Asegurate alguna forma en la que no se te moje el celular (móvil) o la cámara fotográfica, pero evitá el piloto de lluvia e, insistimos, MOJATE, no hay una forma mejor de sentir que estás en una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo.

El mágico momento en el que el agua te salpica.

Sólo para tener un parámetro de la diferencia entre esta visita con la del lado argentino, podemos decir que en el lado brasileño vas a obtener las mejores vistas panorámicas, y ni hablar si el viento te ayuda, como nos pasó a nosotros, a la hora de ver de frente la Garganta del Diablo. En cambio, en el lado argentino, vivirás las Cataratas en primera persona, caminando por encima de la formación de varios de los saltos.

INFORMACIÓN IMPORTANTE

A tener en cuenta si sos argentino, a la hora de sacar la entrada te va a convenir pagar con tarjeta de débito o con dolares/euros/reales que hayas comprado antes de viajar. El valor de la misma es de 51 Reales Brasileños. Si sos extranjero, obviamente te convendrá pagar en tu moneda Euro/Dolar.

El tiempo de duración de esta excursión, que finaliza con una visita a un conocido centro comercial (en el que puede llegar a encontrar artículos a buenos precios) es de apróximadamente 4/5 horas.

Recuerden que para ir al lado brasileño de las Cataratas, deberán pasar por las aduanas, por lo tanto no se olviden de llevar sus documentos. Igualmente el guía, en caso de hacer la excursión con Iguazú Viajes, se los solicitará antes de subir al minubus, para ahorrar un mal momento a la hora de llegar a la Aduana.

Además recomendamos llevar una toalla y par de medias extra, siempre que se hace una excusrión en la que el agua va a estar presente recomendamos llevar estos dos elementos. Como así también una muda de ropa, aunque en Iguazú, donde las temperaturas suelen estar por encima de los 30°, te secás muy rápido.

SI QUERÉS VER MÁS INFORMACIÓN,  FOTOS Y VIDEOS DE NUESTRA VISITA A IGUAZÚ, PODRÁS ENCONTRAR EN NUESTRA CUENTA DE INSTAGRAM.

Facebook Comments

No Comments

Leave a Comment