Descubriendo Heineken Experience

Heineken es una de las cervezas más reconocidas a nivel mundial, por lo que no hace falta explicar de que se trata. Sin embargo hoy te vamos a contar sobre Heineken Experience, algo que intenta (y logra) ir más allá que una simple visita a una fábrica.

No recuerdo si ya lo aclaramos en alguna nota, pero seguramente lo hemos hecho en nuestras redes sociales (Facebook e Instagram), lejos de ser beodos, somos amantes de la cerveza.

Entonces cuando definimos visitar Amsterdam no lo dudamos, “Vamos a la fábrica de Heineken”, y así fue.

Sacamos las entradas con su debida anticipación en la pagina de Heineken. El valor por adulto es de 16 euros.

Fue prácticamente lo primero que hicimos en esta increíble ciudad. Salimos de nuestro hotel (City Hub), y antes de visitar el museo de Anna Frank, o de dar un inolvidable paseo en bicicleta nos fuimos para la fábrica/museo/atracción.

Si bien estuvimos pocos días en la ciudad, nunca usamos el transporte público, excepto a la hora de ir  desde la terminal de Bus al hotel y viceversa. Entonces, ayudados por google maps, llegamos a pie. Realmente nunca nos ubicamos muchos dentro de la ciudad, los canales, que algunos usan para ubicarse a nosotros nos sirvieron para perdernos, algo que vale la pena estando de vaciones.

EL MUSEO

En el ingreso nos recibió personal de seguridad. Tras ellos, una chica nos solicitó las entradas, nos preguntó de dónde éramos y, con mucha simpatía, hasta nos consultó como se pronuncia Argentina (¿Argentina o Arshentina?).

Finalmente, entramos al sector del museo. Detalle a tener en cuenta: No esperen encontrarse con un grupo de gente para ser llevados al tour. La forma de recorrerlo es totalmente libre e interactivo.

En casi todos los sectores hay personas explicando (siempre hablando en inglés) y sino, pantallas contando partes de la historia, creación, crecimiento y todo lo que respecta a ello, con subtítulos en inglés.

Ahí encontramos, por ejemplo, los distintos logos que tuvo Heineken, además de la variante de botellas que fueron utilizando, los cambios con el correr del tiempo, etc. Todas cosas muy interesantes relacionadas a lo estrictamente comercial.

No voy a ahondar en detalles con respecto a la recorrida en la antigua fábrica, para que vayan y se sorprendan, pero sí les voy a brindar algunos datos extras como para que se terminen de convencer que TIENEN que ir.

 

¡A DIVERTIRNOS!

En uno de los juegos intereactivos nos metimos dentro de una olla de cocción.

Antes de llegar al final del paseo, ingresamos a un sector donde había una barra y, tras la muestra que nos hicieron sobre como se debe servir una pinta de cerveza, nos dieron una a cada uno.

Luego continuando por el camino marcado, ingresamos a un lugar lleno de juegos: fútbol, música, dj por un rato y fotos montadas, son algunas de las cosas que se pueden hacer.

Además para nosotros, amante del fútbol, fue espectacular ya que tuvimos la posibilidad de ver las camisetas de los mejores jugadores del mundo, junto a copas internacionales, recuerdos de torneos importantes, etc.

Realmente es un sector muy divertido e interactivo.


Los dos mejores jugadores de fútbol del momento dicen presentes en el sector de deportes, Cristiano Ronaldo con su camiseta  y Lionel Messi con sus botines, ambos autografiados por los astros.

 

A BAILAR

Desde ahí, pasamos al bar de la Heineken Experience. Previo al ingreso nos dieron una pulsera con dos chapitas, con ellas podíamos realizar el canje por más cerveza.

Ahí estuvimos un buen tiempo, la música y las luces acompañan tan bien que no queríamos irnos!

Vale aclarar que a la hora de comprar las entradas, tienen la opción de sumarle al paseo una picada (tapeo) para acompañar mejor aún las cervezas y el momento.

UNA CLASE DE MARKETING

El circuito está armado de tal manera que al finalizar el recorrido, luego de ver la fábrica, entender como se hace la cerveza, divertirse jugando, probar el producto temrinado en el bar y disfrutar de un buen momento, te vas a encontar con la tienda oficial de Heineken. En la cual, como en casi todo el recorrido se destacan productos con el típico color verde y la estrella roja que identifican a la marca.

Destapadores, sets de barbacoa, delantales, botellas, vasos, posa vasos y todo lo que puedan imaginarse con el logo de Heineken. Una gran tentación para los fanáticos de la marca, que sabemos, los hay.

A nuestro entender, es una de las visitas obligadas para quienes hagan una parada en Amsterdam.
Si deciden ir esperamos que la disfruten tanto como nostros.

TAL VEZ TE INTERESE:
¿ALQUILAR BICI EN AMSTERDAM?
DORMIR EN UN HOTEL CUBO, UNA EXPERIENCIA ÚNICA EN CITY HUB

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *