Preguntas Frecuentes – Periodistas de Viaje

A lo largo de este post iremos respondiendo algunas de las preguntas frecuentes, esas que nos suelen hacer, generalmente por privado en Instagram. Aunque algunas veces también nos llegan mails con ese tipo de consultas.

Vamos a ser un poco, bastante, mucho, bueno, MUY autoreferenciales durante las próximas líneas. Porque esa es la idea principal que dio origen a esta página y a las cuentas de Instragam y Facebook,  contar desde nuestras experiencias cómo y qué vemos del mundo.

¿Cómo hacen? ¿Cómo hicieron? ¿Están locos? ¿Les pagan? ¿Les sirve? ¿…

Si sos seguidor/a de la página sabrás que somos dos periodistas que hace dos años decidimos lanzar una web y sus redes sociales para mostrar desde nuestra experiencia personal lugares, rincones, atracciones, de cada sitio que visitamos. ¿Porqué lo hacemos? Porque muchas veces se piensa que eso de explorar el mundo está hecho para otro tipo de gente, el que viene de una familia adinerada, o personas a las que sus ingresos actuales les permiten viajar constantemente, o famosos, o etc.

¿De donde venimos y hacia donde vamos?

 

En un momento de nuestras vidas, también pensábamos eso, en el caso de Marina, ella creía que nunca iba a poder conocer Europa por diferentes circunstancias familiares que le habían mostrado ese mundo como algo imposible de alcanzar.. En mi caso (Matías), recuerdo los años 90, en Argentina. Esos años en los que un peso argentino tenía el mismo valor que un dolar (no existía el euro), años en los que muchos se iban a pasar los fines de semana a Miami o visitaban los Parques de Disney varias veces al año. Pero en la que el andar, económicamente hablando, de mi familia no correspondía con el de muchos y cada tanto íbamos a Mar del Plata, como el gran viaje del año.

Que no se entiendan los párrafos anteriores como una crítica a quienes pudieron disfrutar de esos años, y mucho menos que se haya escrito desde la envidia. Tampoco atacamos ni envidiamos a quienes tienen la suerte de poder recorrer el mundo sin tener problemas de dinero, no estamos acá para juzgar a nadie, ni somos quienes. Simplemente es para marcarles la realidad que nos tocó vivir en nuestra niñez/adolescencia, algo que seguramente muchos de los que lean esto compartan.

Ya de adultos, con nuestros primeros ingresos, y aun sin conocernos, empezamos a darnos cuenta que podíamos cambiar la realidad, que nuestros viejos muchas cosas no nos podían dar por la realidad económica que los atravesaba. Pero que otras eran un poco por falta de imaginación, por miedo (a explorar lo nuevo) o podemos hablar también de una pizca de falta de agallas.

Una parte de la historia la saben, pero vale la pena resumirla para quienes llegaron por primera vez a leernos: Marina y Matías, se conocieron, flechazo. Mudanza a Bariloche. Dos años viviendo en el sur argentino. Vuelta a Buenos Aires. Viaje a Barcelona sin pasaje de regreso.

PODÉS CONOCER QUIENES SOMOS EN ESTA NOTA

Desde la vez que decidimos irnos a Bariloche, empezamos a entender y a tomar como filosofía de vida varias cosas que nos trajeron hasta acá:

1. No estamos obligados a vivir en el lugar en el que nacimos.
2. Desprendernos de las cosas materiales.
3. Vivimos en una era en la que estamos más en contacto con la gente por whatsapp que cara a cara, por lo tanto, eso de extrañar, ya no corre tanto.
4. Hay todo un mundo por explorar, saliendo de tu barrio, de tu localidad, de tu provincia, siempre hay algo nuevo por descubrir.

Podríamos seguir enumerando, pero con eso creemos que alcanza para dejar clara la idea.

De las preguntas frecuentes las más frecuentes

Entonces ya podemos comenzar a responder preguntas. ¿Extrañan? No. ¿Como hicieron con sus cosas? Las vendimos y nuestro capital pasaron a ser algunos euros (no crean que tantos) y ropa.
¿Como hacen para vivir en Barcelona y pensar en seguir viajando si vendieron todo?
Bueno, acá viene la parte no tan buena de todo esto, o al menos para nosotros no lo es. Amigos, no queda otra opción que trabajar. Tenemos la suerte de que Marina cuenta con pasaporte comunitario, y eso nos allanó el camino. La verdad que para quien no aspira a ser gerente desde el primer día, en Barcelona hay trabajo. Si, por el momento no nos pudimos librar de trabajar en relación de dependencia, pero de a poco nos vamos haciendo de una cartera de clientes para trabajos freelance, en los que la redacción es nuestro fuerte.

Como verán, no hay mucho secreto, no hay que ser muy pudientes, tampoco la cuenta bancaria tiene que estar llena de ceros. Con un poco de imaginación, con ganas de ir a la aventura, y fundamentalmente en esta ciudad con los papeles en regla, pudimos dar el salto de Buenos Aires a Barcelona. Ahora estamos en proceso de acomodarnos, de hacer pie y desde acá partir a seguir explorando el mundo. Es por ello que tendrán que tenernos paciencia y si creen que nos ponemos un poco pesados mostrando rincones de Barcelona, ya saber a que se debe.

¿Recorrer el mundo de una o de a poco?

Hay muchos bloggers o cuentas viajeras de Instragram que hicieron algo parecido a lo nuestro. Vender todo, es fundamental aprender a desprenderse de las cosas materiales, ahorrar durante un tiempo y salir a recorrer el mundo en un año sabático. A ellos, vamos a ser sinceros, los envidiamos bastante. Pero nosotros no somos muy de las mochilas, ni de la carpa, al menos por el momento.

Nuestra filosofía de vida actual (decimos actual porque siempre estamos dispuestos a aceptar cambios) es la de asentarnos por un tiempo en una ciudad y desde allí ir visitando otras ciudades tanto de España como del resto del mundo. Lo nuestro por el momento será ir paso a paso.
No creemos que ninguna de las dos maneras de conocer el mundo sea mejor que la otra, o que una sea la correcta y la otra incorrecta, solo son caminos distintos que podemos tomar.

¿Les pagan por viajar?

Continuando con las preguntas, vamos con una que escuchamos muchas veces por parte de nuestros amigos dentro de frases como “Que bueno lo que hacen con la página y el instagram, ¿Les pagan por viajar?”
La respuesta es NO. No nos pagan por viajar, deber ser muy poca la gente a la que le pagan por hacerlo. Pero, sí obtenemos beneficios que nos ayudan a abaratar costos, descuentos en hoteles, excursiones, o comidas.

¡Gratis, nada! Todo es a cambio de un trabajo,por más que no se trate de cargar bolsas en el puerto, es trabajo, y como tal, aveces aunque te guste no tenés ganas de hacerlo y lleva su tiempo, escribir, sacar las fotos, dejar de disfrutar de algún paisaje por tener que grabarlo para una storie de Instagram. Y ni hablar del trabajo previo que es el de contactar a los proveedores de servicios, a los hoteles, agencias.

Por suerte y nunca nos vamos a cansar de decirlo, siempre contamos con el apoyo de marcas, de emprendedores, de hotel y agencias que entienden que lo nuestro (mostrar, informar, criticar) es un trabajo y saben retribuirlo, y a ellos estamos totalmente agradecidos.

Como reflexión final de este texto que apunta a que nos conozcan un poco más queremos recalcar que NUNCA es demasiado tarde para salir a la vida, para explorar el mundo. Las fronteras fueron creadas para cruzarlas, y que la barrera idiomática no existe, siempre te harás entender de alguna forma. Obviamente si hablás más de un idioma tu experiencia será distinta, podrás entablar diálogos con los locales y conocerás mucho más de su cultura y tradiciones.

¿Querés hacernos algún comentario?

Facebook Comments

No Comments

Leave a Comment