Strawberry Tours, una nueva forma de conocer Buenos Aires

Seguramente ya conocerán el sistema de Free Walking Tour que es ofrecido por varias compañias en las ciudades más visitadas del mundo. Pues bien, cinco años después de haber nacido en Londres, desembarcó en Buenos Aires STRAWBERRY TOURS, que básicamente trae el concepto de FREE (Libre, gratis) en el que cada participante del tour o experiencia pone el precio al final del recorrido.

Y acá tenemos que hacer una salvedad, una de las diferencias que tiene esta compañia es la “Promesa del 10%” englobada en el concepto de Turismo Responsable”. La empresa se compromete a donar la décima parte de lo recaudado semanalmente a la Parroquia La Piedad, que cuenta con un comedor comunitario que alimenta a 130 personas en situación de calle.

PARA CONOCER LOS TOURS QUE OFRECE STRAWBERRY TOURS en Buenos Aires, con sus días y horarios CLICK ACÁ

Hicimos uno de los paseos que propone Strawberry, Tour Gratis de Palermo de Noche, en el que, de la mano de los guías obtuvimos una visión distinta de este barrio porteño. El Tour se centra en la zona de Palermo Soho, lugar de encuentros, de bares, de plazas y restaurants.

A las 20 horas nos encontramos en Tazz Soho, Calle Armenia 1744, allí nos esperaba Pablo Biscaro, City Manager de la empresa. Fue en el mismo lugar, en el segundo piso, donde inició la experiencia, nosotros preferimos llamarle así “experiencia” y no tour.

¿Porqué experiencia?

Es muy simple, lo primero que hicimos en el recorrido y luego de las presentaciones formales, fue tomar una clase de Tango, simple pero efectiva, en la que todos los presentes nos fuimos sabiendo realizar los pasos básicos de este baile que para muchos, y más aun para extranjeros, resulta fascinante. Todo fue gracias a la clase, de unos 40 minutos de duración que brindaron Leonardo (Luego tambien nos acompañaría en la caminata) y su compañera, Mariela.

Cuando finalizó la clase, el paso seguiente fue caminar no más de 4 cuadras hasta llegar a una Cervecería Artesanal, una de las nuevas costumbres del barrio. La cerveza artesanal y más precisamente las cervecerías comenzaron a desplazar a los restaurants y al vino.

Allí los guías te dan un tiempo para que quien quiera pueda degustar una rica y fresca cerveza artesanal Blest, oriunda de la Ciuad de San Carlos de Bariloche. La cerveza, obviamente, la debe pagar uno mismo. Una pinta de medio litro cuesta entre 85 y 100 pesos argentinos (5 Dolares, 4.5 Euros). Este es un buen momento para comenzar a charlar entre los assitentes al tour, y eso pasó, se fueron formando grupos en los que las preguntas ¿De donde sos? ¿Estás de vacaciones o vivís acá? se empezaron a multiplicar. Eso, creemos, ayuda a continuar a hacer el resto del paseo más ameno.

La caminata continúa por el Soho, mientras los guias hacen algunas referencias históricas e intentan trasladarnos a lo que en un momento fue Palermo Viejo, un trabajo duro para ellos, ya que las fachadas de las fábricas y de las casa cambiaron notoriamente en los últimos 20 años dando paso a lo que hoy es un polo gastronómico, cervecero y de bares. 

Pasajes, intervenciones de arte urbano, grandes marcas y vecinos destacados, como Jorge Luis Borges. De todo eso se habla, y se ve, en este paseo nocturno. En el que se recomienda volver a los mismos sitios de día, para ver “otro Palermo” en el que hay menos gente en los restaurantes y las bicicleterías se llenan de gente, en el que ferias americanas se abren paso entre las mesas de algún bar.

La penúltima parada del paseo es en otro de los nuevos espacios del barrio, un Bier Garden o jardín cervecero de la empresa Patagonia, allí se invita a los turistas a probar el famoso Choripan o exquisitas hamburguesas, y otra vez vuelve a estar presente la cerveza artesanal, aunque en este caso no sea tan “artesanal” lo cual no quiere decir que no sea una muy rica cerveza. Nuevamente el consumo corre por cuenta del visitante.

Luego de esta parada, llegará el final del recorrido, y allí se podrá elegir entre: Ir a una discoteca, a una milonga o simplemente seguir cada uno su camino.

Nosotros quisimos ir a la Milonga, tal vez inspirados por la clase de tango tomada al principio del Tour. Imaginamos un cuartito con pista de baile, unas mesitas de madera y gente bailando tango. A esto último le acertamos, habia gente bailando, pero… ¡¡CUANTA GENTE!! Increible, Las mesas tambien estaban, pero eran muchas y todas “vestidas” para la ocasión. El salón es enorme, al igual que la pista de baile en si. Realmente nos trasladamos a aquellas noches que alguna vez nos contaron nuestros abuelos, o nuestros padres. Tandas de baile de tres tangos en las que las parejas no paraban de formarse interrumpidas por un tema de otro estilo, momento en el que mágicamente la pista se vacía y las mesas se vuelven a llenar de gente.

El lugar se llama Milonga Parakultural, que ocupa el Salón Canning, en la calle Sacalabrini Ortiz (antiguamente llamada Canning), el ingreso tiene un costo de 150 pesos argentinos (poco menos de 10 dolares) y se puede consumir en el lugar. ¿Lo recomendamos? En absoluto, y hasta nos gustaría volver!.

Como dijimos al principio, más que un tour es una experiencia, en la que todos nuestros sentidos son alcanzados. Una mezcla entre Tour Histórico y Pub Crawl, muy interesante para conocer la noche porteña, recomendado tanto para visitantes como para el público local.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *